DETRÁS DE CADA TALLER
Coto Mendoza:
“Los alumnos llegan a los talleres con algunos prejuicios y mucha autocrítica, imaginando que jamás van a lograrlo porque tienen “muy mala letra”

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

COTO_4COTO_1

La caligrafía es la coordinación entre la mente, la mano y la herramienta por lo que también pude ser considerada una meditación activa, algo de lo cual tienen todos los oficios, el hacer y entrar en un estado de concentración mediante la práctica, algo que los chinos vienen realizando hace miles de años, en donde por medio de un pincel y tinta van jugando entre los espesores de los trazos y la expresividad de sus mensajes.

Letras chicas, letras grandes, letras finas, letras gruesas, palabras escuetas, palabras sabrosas y las múltiples posibilidades de abordar un mensaje escrito a mano, con todo eso convive la caligrafía descrita como “el arte de escribir bello” y es que las palabras son la dimensión gráfica de nuestros pensamientos y nuestra mano el medio por el cual podemos modificar a través de cambios de ritmos, presiones y ángulos, la forma de lo que queremos comunicar.

Coto Mendoza viaja desde Concepción, su ciudad de residencia, hasta Casa de Oficios en Santiago para dar sus clases de Caligrafía en dónde no solo busca enseñar sino que también armar un espacio de disfrute entorno al quehacer caligráfico. Con ella Casa de Oficios ha podido instaurar una línea ligada a las letras y a los talleres que las abordan desde técnicas como el Colapen, Brushpen como también a talleres como Caligrafía Ilustrada, entre otros, y actualmente el nuevo taller  Letras a Bordo, en donde se explora una nueva dimensión de las letras gracias al hilo y a la técnica de bordado como medio de construcción y expresión.

Los alumnos llegan a los talleres con algunos prejuicios y mucha autocrítica, imaginando que jamás van a lograrlo porque tienen “muy mala letra”

Coto Mendoza

¿Cómo llegaste a tu oficio?

Antes de dedicarme a las letras trabajaba como diseñadora freelance principalmente en proyectos de diseño editorial. En paralelo dictaba clases de pregrado en Diseño Gráfico y tenía un emprendimiento de productos de encuadernación e impresión manual, todo muy artesanal en una escala muy pequeña. Aprendí a imprimir en serigrafía en un taller que tomé. Esto me sirvió ene porque empecé a estampar tela para usarla en las tapas de mis encuadernaciones. Esas impresiones eran patrones que dibujaba manualmente, pequeños dibujitos, algunos figurativos otros más abstractos, los que más tarde se transformaron en sets de dingbats digitales que luego comencé a vender a través de Latinotype.com, pasado un tiempo diseñe Ride my Bike, mi primera familia tipográfica y me encantó. Eso me llevó a buscar nuevas herramientas, nuevas maneras de construir las letras y así me encontré con la caligrafía, o la caligrafía me buscó a mi, no sé bien pero fue maravilloso. De verdad sentí la conexión, como si desde siempre lo hubiera estado esperando.

¿Qué es lo que más te gusta de enseñar?

Me encanta compartir y siempre me gustó enseñar, hice clases de pre-grado en Diseño Gráfico por 10 años y luego continúe en postgrado cuando me invitaron a dar clases al diploma de Tipografía y Lettering de la Universidad de Chile. Para mí lo más interesante es  ver el proceso de cada persona. Llegan a los talleres con algunos prejuicios y mucha autocrítica, imaginando que jamás van a lograrlo porque tienen “muy mala letra” y claro! al comienzo es súper difícil, tenemos que derribar todos esos modelos de construcción que están en nuestra cabeza desde que entramos al colegio! eso es lo que más cuesta -cambiar el modelo mental- pero a medida que se van dedicando e invierten tiempo en la práctica, se van llenando de satisfacción y eso me encanta, es muy enriquecedor!

¿Cuál es tu sello al enseñar?

Observo las particularidades de cada alumno y partir de eso trabajo individualmente con cada uno de ellos, me interesa que se apropien de la caligrafía, que se conecten y lo disfruten más allá de la simple ejecución de los ejercicios.

¿Cuál es la diferencia de venir a una clase versus aprender por vídeos?

Creo que la principal diferencia consiste en captar la ejecución, pequeños giros en los desplazamientos, las diferentes velocidades según la curva que se está construyendo, como se altera o respeta un ductus, en fin, puedes ver todos los detalles.También te permite ver las maneras o posibilidades de resolver ciertas uniones, etc. Los videos pueden ser útiles pero es sólo una parte fragmentada de la información. En las clases tienes correcciones y feedback sobre cómo estás desarrollando algún estilo caligráfico o cómo estás usando una herramienta caligráfica

En el mundo ideal, ¿cómo te gustaría imaginar a tus alumnos?

Por suerte tengo muy buenos alumnos, son personas súper interesadas, siempre preguntan, piden sugerencias y quieren aprender mas. Siempre se organizan en grupos de Face o Whatsapp y estamos en contacto entre las clases, compartimos datos sobre materiales, libros, sitios web especializados, referentes, etc.

COTO_2COTO_3

¿Quién es tu mayor referente en tu ámbito y por qué?

Para mi Dorothy Mahoney es un nombre clave en la caligrafía contemporánea, y creo que deberíamos conocer más sobre ella. Es clave porque nos conecta con el legado de Edward Johnston, el padre de la caligrafía contemporánea, y nos traspasa toda la metodología que él desarrolla, para enseñar este oficio. Finalmente hoy, nuestro hacer, independiente del estilo, proviene de ese modelo pedagógico, además me identifico muchísimo con ella y por una cuestión de género, obvio!

¿Qué te hizo quedarte en Casa de Oficios?

Casa de Oficios fue el primer lugar en Chile con una oferta estable de cursos de caligrafía y esto se ha sostenido en el tiempo. Fuimos pioneros e inspiramos a un montón de lugares que luego hicieron su intento. Iniciamos toda una corriente en nuestro país, me siento parte de ello y estoy muy agradecida. Además es mi Casa caligráfica! Desde ahí he podido compartir mi trabajo, mostrar y traspasar parte de lo que aprendo en los cursos que tomo en el extranjero. Es el lugar perfecto para conectarse con el amor por el hacer, en medio de la ciudad.

¿Qué te identifica de Casa de Oficios?

No sé porque, pero siempre he pensado que tiene cierto espíritu sureño, es como un oasis, no parece una parte Santiago -para mi- y de algún modo me conecto con eso, me siento realmente como en casa. Más allá de eso, es un espacio concebido para la creación, lleno de detalles inspiradores, se ve cuánto amor hay puesto en cada rincón y eso genera una energía creativa súper bonita que te empuja al “hacer”

¿Cuál es tu material y herramienta favorita?

No puedo escoger solo una! para mí es súper cíclico, paso por períodos, al principio amaba la pluma recortada o pluma chata. Luego estuve enamorada del colapen -todavía un poco- Me pasé después a la pluma flexible y luego al pincel de punta. Ahora estoy en una profunda relación con los pinceles y brochas planas, bien anchos, me dan una escala gigante, ya el escritorio me empieza a quedar chico.

Por último, danos un tip relacionado a tu oficio que sea rápido y fácil, y que nos cambie la vida.

La nogalina o tinta de nuez, definitivamente es para mi la más versátil. La puedes usar con la herramienta caligráfica que se te ocurra, le puedes añadir otros pigmentos como acuarela o tintas, tiene una flexibilidad increíble y si la trabajas con aguadas logras unos matices muy dramáticos. Es muy fácil de conseguir, recomiendo comprarla en polvo (la venden en ferreterías) y diluirla con agua tibia según necesites, la consistencia debe quedar líquida pero espesa, como si fuera leche.

 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

+56 2 3245 9952 | INFO@CASADEOFICIOS.CL